HABÍA UNA VEZ Sentadita, en la sala de espera junto a una bolsa grande con el logo impreso de un centro de diagnóstico. Como buena paciente, está esperando su turno. […]

error: Contenido protegido por derechos de autor.