Avisale, por favor.

Avisale que la estoy buscando.

Ella se parece a mí, y se parece a todas también. Ella es soñadora, de las que sueñan dormidas y también despiertas.

Ella es hermosa. Una hermosa mujer, que desea con su corazón y que lucha con su alma y su cuerpo.

Ella se derrumba, pero le se levanta. Se desarma y vuelve a juntarse.

No deja de ilusionarse, no deja se visualizarse, no deja de anhelar ser lo que más quiere ser.

Avisale que la estoy buscando, que quiero abrazarla.

Tal vez puedas ayudarme a encontrarla, ella es una esperanzada que va por su camino con incertidumbre pero con la seguridad de que quiere avanzar.

Ella es maravillosa. Una maravillosa mujer, que a pesar de la desilusión no deja de brillar.

Se la ha escuchado llorar por cosas que no puede manejar, pero también se la ha escuchado decir que lo iba a intentar una vez más.

Ella es fascinante, porque de la duda consigue certezas.

Ella es admirable, porque ante la dificultad que la suele vaciar de energías, ella sabe como volver a cargarse.

Avisale que la estoy buscando, porque tengo algo que decirle.

Ella también es valiente, acepta, reelige y trasciende hasta en sus propias dudas existenciales.

Es de las que se anima a más, a pesar de todo. De todo.

Avisale que quiero decirle algo importante.

Se la vio caminar y enfrentar tempestades sin refugio y de las mismas tormentas ha tomado energía para seguir persiguiendo su sol.

Yo quiero decirle algo hoy.

Quiero decirle que la admiro, que la enaltezco y que quiero acompañarla.

Quiero decirle que es hermosa, valiente, corajuda y audaz.

Que me asombra su fuerza y el amor que guarda en su corazón.

Quiero decirle que no está sola.

Avisale, por favor, que le deseo con todo mi corazón que logre llegar a donde quiere ir. Que su camino la está haciendo fuerte, aunque a veces parezca lo contrario.

Decile, si la ves, que la quiero porque conozco de qué se trata su cielo infinito en donde reposan sus promesas y deseos.

Hoy, como cada día de la vida, ella merece saberlo. Merece esta caricia.

Decile que le deseo feliz día, feliz día de soñar, feliz día de trabajar por hacer su sueño realidad, feliz día por amar a quien aún no existe o no conoce, feliz día por querer, feliz día de la fortaleza, feliz día de superarse, feliz día de cambiar, feliz día de elegir, feliz día de intentar.

A ella, hoy quiero regalarle algo que escribí para mi libro. Una cita que gesté desde mi primer día de búsqueda y que hoy puedo dedicarle.

Si la ves, decile que la busco cada día para que nunca se sienta sola, que acá estoy, mamá leona, no dejes de luchar.

Maru

Lo escribió Maru Pesuggi

¡Compartí tu opinión!