Si de algo puedo estar absolutamente orgullosa de mis compatriotas infértiles, es de la pasión con la que buscan ayudar. Tanto es así que con los años se fueron agrupando y creando diferentes asociaciones que buscan, no solo acompañar a los pacientes de fertilidad, sino que también darles herramientas de todo tipo.

A lo largo de mi propia vida con la infertilidad, pude conocer muchísima personas. Personas como yo, como cualquier otra, pero que en vez de quedarse en su propia batalla con la infertilidad, se pusieron al hombro la lucha de todos.

Y no puedo estar más orgullosa.

Hace unas semanas pude presenciar el lanzamiento del libro que publicó Concebir, llamado “Saliendo del laberinto”.

Este libro representa la fiesta de los 20 años que cumplió Concebir y nos invita a conocer de qué se trata la asociación, conocer parte de su historia y su trabajo y que incluye una compilación de historias y experiencias vividas, escrita por pacientes y profesionales… y pacientes profesionales también.

Sus hojas tienen diversidad de temas, todos referentes a la búsqueda de ser familia por supuesto. Y no solo intenta ayudar a personas que deben hacer tratamientos, sino que permite ver y conocer casos de parejas heterosexuales o igualitarias, y madres solteras por elección. Creo que esto último es el fuerte más interesante del libro, porque así como abarca varios temas relacionados a la infertilidad, nos permite entender lo que pasa más allá de nuestras propias experiencias. Y todo resulta enriquecedor. Sobre todo la historia que escribe una hija nacida por donación.

El libro está dirigido por la Lic. Estela Chardon, que es un amor de persona y cofundadora de Concebir Asociación Civil. Su otra cofundadora: Isabel Rolando también es parte del libro, pero como ella dice “lo suyo es hablar”, quien no me crea invito a que la busquen en internet… porque habla… y lo bien que lo hace.

Concebir es una asociación civil sin fines de lucro que trabaja desde hace más de 20 años con pacientes , creando talleres de apoyo y ayudando a todo quien se acerque, así sea buscando apoyo emocional, contención psicológica o asesoramiento legal. Y sus autoridades podrán cambiar, pero su misión y visión no lo harán. Por eso hoy, su presidente es Gisela de Antón (mamá por ovo) y Jimena Antollini (mamá igualitaria). Como verás, todo queda entre pacientes.

La infertilidad es un laberinto, pero mientras existan asociaciones y grupos de personas, que por el simple hecho de ayudar: ayudan… entonces encontrar la salida será siempre, más fácil.

 

Lo escribió Maru Pesuggi

¡Compartí tu opinión!