El jueves 30 de agosto, fui a un meetup organizado por IVI sobre donación de óvulos, a quienes agradezco mucho la deferencia y la invitación. Siempre es un placer ser partícipe de estos encuentros de IVI (y no, no me refiero solamente a lo mucho que disfruto de los lindos lugares donde los organizan y lo bien atendidas que somos ☺).

Para mí, que no creo -mucho- en las casualidades fue ¡tan justo! Hacía pocos días, Ely, una amiga, me compartió esta captura de pantalla.

La primer impresión al respecto fue: “¡Que horror!”. Realmente se sintió horrible.

Vayamos al punto, la donación de gametos, por ley, nunca tendrá carácter lucrativo o comercial. Pero es lógico el estímulo económico ya que los donantes dan de sí, tiempo para los estudios, ponen el cuerpo (sobre todo las mujeres, sorry chicos) en el proceso, existe un lucro cesante, etc. Pero el acto de donar debe nacer de la generosidad, la empatía y llevar una cuota plena de altruismo.

La persona en esa captura de pantalla estaba reclutando donantes de óvulos (para otra clínica que no es IVI) de una manera nada seria, nada ética, poco prolija, de una forma completamente inadecuada. Además, el ámbito en donde lo publicó presta a la confusión total de lo que es la donación en sí, y hasta me permito conjeturar que facilita al abuso de la situación de mujeres que se encuentran en un mal pasar económico o sin trabajo, para “engancharlas” y transformarlas en donantes. Así como si fueran revendedoras de tuppers.

¿Y si lo ve una persona que va a recurrir, o recurrió a ovodonación? ¿Que sensación les deja a las pacientes que se encuentran con un aviso como este?

Es importante destacar que hay centros donde se pondera la ética y se manejan niveles de cuidado, concientizando a los donantes, y cuidándolos en el proceso.

Nosotros, como pacientes, tenemos que estar instruidos y también usar una escala de valores, teniendo en cuenta que “lo barato a veces sale caro”. Investigar, preguntar, comparar son los puntos de partida. Por eso comparto mi forma de elegir y de analizar, usando el criterio y la experiencia, que tanto en mi libro, en este blog y en las redes sociales hago casi a diario. Porque saber es importante y es responsabilidad nuestra. Es tu responsabilidad instruirte y te aseguro que hay información de calidad a tu alcance.

Basándome en esto que ocurrió, fue de lo primero que quise charlar con la Dra. Florencia D’Atri y la Lic. María Villamil de IVI que muy gentilmente me asesoraron y aclararon dudas.

Acá te comparto el dossier del encuentro, esperando que alguna mujer interesada por ayudar, encuentre información valiosa. Y que la que vaya a recurrir a la ovodonación para ser mamá, tenga información a mano para poder consultar con la clínica y/o el banco que elija para hacer el tratamiento.

Como siempre, recomendarte el libro “Mamá por donación”, que cumple de guía y acompañamiento, cuya autora es Estela Chardón, referente y madre por donación y una, ya, amiga para mí.

 


Dossier informativo meetup #HaceloPosible IVI Argentina

Desinteresadas, generosas y altruistas son los adjetivos que más utilizan nuestras pacientes para describir a las donantes de óvulos.

En Reproducción Asistida, y más aún para las mujeres que no pueden tener hijos con óvulos propios, la figura de las donantes es fundamental para cumplir el sueño de muchas de ellas de formar una familia.
Es de gran importancia saber que las mujeres cada vez posponen más la maternidad debido a diversos factores como la estabilidad económica, el desarrollo profesional o incluso la falta de una pareja para planificar una familia. Como consecuencia la edad promedio de las mujeres que deben recurrir a un tratamiento de ovodonación supera los 42 años. Esto afecta directamente en la calidad ovocitaria y la reserva ovárica de la paciente ya que a medida que aumenta la edad de la mujer, la calidad de sus óvulos disminuye notablemente. Es en estos casos en que se recurre a la donación de óvulos.
La Ovodonación permite dar la oportunidad a mujeres que no pueden tener hijos de gestar un embrión por sí mismas, fruto de los óvulos de una donante y los espermatozoides de la pareja receptora, en caso de tenerla o de la muestra de semen proveniente de un donante.

¿A quién ayudan las donantes de óvulos?

La donación de óvulos se recomienda para aquella mujer que desea tener un hijo, pero no puede quedar embarazada con sus propios óvulos. Esto puede deberse a que nació sin ovarios, se encuentra en la menopausia, no respondió adecuadamente a la estimulación hormonal de los ovarios en el pasado o la calidad de sus óvulos o embriones ha sido mala en los intentos anteriores de FIV. Las mujeres también pueden optar por recurrir a una donante si padecen de una enfermedad genética que no quieren transmitir a sus hijos.

La evaluación de la paciente que recibirá los óvulos es similar a la de las parejas que se someten a una Fecundación In Vitro (FIV) de rutina. Esta debe incluir una historia clínica completa de ambos miembros de la pareja o de la mujer soltera, incluidos el grupo sanguíneo y factor Rh, y pruebas de enfermedades de transmisión sexual, tales como VIH, hepatitis, gonorrea, clamidia y sífilis. Es fundamental que la paciente o pareja recurran a la Unidad de Apoyo Psicológico para recibir la contención necesaria para la afrontar el tratamiento con gametos donados. El semen de la pareja masculina o del banco de semen debe ser evaluado adecuadamente en función de su historia clínica.

La Ovodonación, un camino físico y emocional

Sin importar la causa, aceptar un problema de infertilidad es un proceso que cada persona afronta a su tiempo y en la mayoría de los casos es necesario el Apoyo Psicológico no solo al momento de recibir el diagnóstico, sino también durante todo el tratamiento. Por eso, cuando la única opción para lograr el sueño de ser padres es la Ovodonación, es fundamental darse el tiempo y espacio para tomar una decisión a conciencia.

“En las consultas vemos que no es una cuestión de género la aceptación de hacer un tratamiento de Reproducción Asistida con gametos donados sino que está más bien relacionado con cuán procesado tiene cada paciente el hecho de prescindir de tener hijos con gametos propios”, explica la Lic. María Villamil, psicóloga de IVI Buenos Aires. “Antes de iniciar el tratamiento de Ovodonación es fundamental que los pacientes transiten por un proceso de aceptación para poder entender y asimilar que no se utilizarán gametos propios, y eliminar cualquier miedo que pueda surgir. Es durante ese proceso de aceptación en que diferenciar entre lo que es dotar a alguien de una carga genética y ser la madre/ padre de ese futuro niño, toma gran importancia. Son conceptos que, si bien pueden mezclarse, deben ser aclarados antes de comenzar el tratamiento. Es en la Unidad de Apoyo Psicológico donde se trabajan estos y tantos otros conceptos para alivianar la toma de decisiones”, añade la Lic. Villamil.

La personalidad de cada miembro de la pareja desempeña un papel muy importante a la hora de transitar este camino que no es fácil y que implica, en muchos casos, un gran sufrimiento y sentimiento de pérdida. “Los pacientes se enfrentan con los últimos recursos que la ciencia les puede brindar para ser padres. Es durante este proceso que la pareja debe comenzar a realizar un duelo donde tendrá que renunciar a “lo esperado”, a lo que se planificó como proyecto familiar. Y, en el caso de la Ovodonación, como mencionamos anteriormente, prescindir de tener hijos con vínculo genético”, agrega la Lic. Villamil.

Una vez que la pareja ve esta posibilidad como camino a la parentalidad, se podrá abrir para trabajar miedos, ansiedades y fantasías relacionadas con el tratamiento.

La donación de óvulos en Argentina

La donación de óvulos forma parte de la Ley Nacional de Cobertura de Fertilización humana asistida (Ley 26.862). Los óvulos/embriones deberán provenir exclusivamente de los bancos de gametos o embriones debidamente inscriptos en el Registro Federal de Establecimientos de Salud (ReFES) de la Dirección Nacional de Regulación Sanitaria y Calidad en Servicios de Salud, dependientes del Ministerio de Salud. Adicionalmente, según la Ley de fertilización humana asistida, la donación nunca tendrá carácter lucrativo o comercial.

Tu momento de ayudar, ¿cómo ser donante de óvulos?

En IVI Buenos Aires las mujeres que deciden participar en el Programa de Donación se someten a una serie de consultas y estudios con los especialistas para garantizar que cuentan con un perfil adecuado.
Para formar parte del Programa de Donación de Óvulos hay una serie de requisitos que se deben cumplir. Uno de ellos es tener entre 18 y 32 años, aunque es cierto que la mayoría de las donantes que acuden a IVI Buenos Aires se encuentran más cercanas a la edad de 18-25 años, dado que gran parte de ellas son estudiantes ya que se requiere cierta disponibilidad para acudir a las consultas médicas durante el tratamiento.

Una vez que sabemos que cumplen con la edad, el siguiente paso es la realización de una consulta individual con un especialista del Departamento de Ovodonación en donde se explica el procedimiento y el tratamiento médico que deberán realizar. Es un espacio en donde se evacuan todas las dudas sobre el proceso de donación. Durante la consulta, además, se toman datos sobre sus características físicas para obtener información sobre su fenotipo.
Entre la batería de estudios que realizamos están aquellos para la detección de posibles enfermedades de transmisión sexual, además de análisis complementarios como el grupo y factor sanguíneo y el cariotipo (estudio cromosómico).

En nuestro caso a la vez de realizar el estudio de Screening de mutaciones del gen de la Fibrosis Quística también realizamos el Test de Compatibilidad Genética, una innovadora técnica que, a través de un análisis de sangre, nos permite minimizar la transmisión de enfermedades monogénicas recesivas al futuro niño. El análisis lo realizamos a partir del ADN obtenido de una muestra de sangre de la donante y el miembro de la pareja que aporte la otra gameta. Los portadores suelen ser personas sanas, pero cuando ambas gametas son portadoras de una mutación en el mismo gen, el recién nacido puede ser afectado de una determinada enfermedad. Con esta analítica podemos detectar hasta 600 enfermedades.

La revisión ginecológica de las donantes, así como su historia clínica completa, antecedentes personales, familiares y quirúrgicos, son de revisión obligada. Por último, las mujeres que quieran ser donantes deberán pasar una evaluación psicológica en el centro para determinar su idoneidad. Esta prueba se realiza el mismo día de su primera consulta médica.
Una vez son aceptadas en el programa de donantes, muchas de ellas quedan a la espera de comenzar el tratamiento en función de las posibles receptoras que haya en ese momento. Otras tantas comenzarán directamente la estimulación ovárica con el fin de extraer los óvulos, vitrificarlos y guardarlos en el banco de ovocitos de la clínica para ser usados a posteriori, sin ninguna disminución en su calidad. Esto permite disponer de óvulos de distintas características físicas sin necesidad de sincronizar los ciclos menstruales de donantes y receptoras, agilizando el tratamiento.
Desde el punto de vista del tratamiento, la donación es muy similar a la Fecundación In Vitro: la duración de la estimulación ovárica es de 10-12 días aproximadamente y requiere de 3 o 4 controles ecográficos durante el tratamiento. La extracción de los ovocitos se realiza mediante sedación y dura entre 10 y 15 minutos, sin necesidad de ingreso hospitalario ya que las donantes pueden abandonar la clínica pasadas unas horas tras la intervención.

¿Cuál es la probabilidad de que un ciclo de donación de óvulos resulte en embarazo?

El éxito de la donación de óvulos depende de muchos factores, pero no se considera que esté relacionado únicamente con la edad de la receptora.

En IVI Buenos Aires la tasa acumulada de embarazo en Ovodonación durante el 2017 ha llegado al 92% tras el tercer intento. Mientras que la tasa acumulada de Fecundación In Vitro en 2017 fue del 85% tras el tercer intento.

 

La importancia de donar. Mujeres que ayudan a mujeres

Sabemos que a nivel mundial entre el 25 y el 30% de las pacientes de fertilidad recurren al tratamiento de Ovodonación. Como mencionamos anteriormente En IVI Buenos Aires año tras año vemos más pacientes que deben recurrir al tratamiento de Ovodonación por diversos motivos, tanto sociales como médicos. De hecho, en 2018 la cantidad de tratamientos de Ovodonación ha incrementado un 69% con respecto al mismo periodo de 2017. Lo que nos hace darle la importancia que merece a todas las mujeres que deciden ser donante de óvulos gracias a su deseo altruista de ayudar a otras mujeres a ser futuras mamás, ya que sin ellas no sería posible. #HaceloPosible

Más información

Quiero donar https://ivi.com.ar/dona-vida-dona-ovulos/

Comentarios en Facebook

Dejar un comentario