Majo vive en Montevideo, Uruguay. Tiene 35 años y es educadora de Nivel Inicial. Hace 8 años que busca retener un embarazo. Me cuesta escribir sobre ella, porque es una amiga que me ayuda a llegar a este país vecino con mi libro. Me cuesta porque cuando uno siente cariño por una persona, le gustaría poder ayudarla, o al menos, acercarle ayuda o alguien que pueda hacer algo. Hablo con ella, veo su hermosa sonrisa por fotos, lo empática y solidaria que es y me pregunto porque corno está tan mal distribuida la buenaventura… me pregunto ¿por qué? Y como suelo decir, nada me alcanza para entender. Lo que sí sé con seguridad es que nadie que tenga semejante fuerza para seguir adelante o reconstruirse luego de todo lo que pasó: se merece todo en esta vida. Ojalá llegue el premio, querida Majo, porque recompensa se me hace que es para quienes eventualmente consiguen algo, vos te ganaste el premio, falta que te llegue.

[su_quote style=”default” cite=”” url=”” class=””]

Hola a todas ! soy de Uruguay Montevideo, mi familia, amigos y conocidos me conocen como Majo, tengo 35 años, y en el historial médico tengo un rótulo que dice: “Abortadora Frecuente”.
Así que digamos que en mi mundo de Doc. tengo un apodo un poco raro!!! Debo reconocer que la primera vez que lo leí dije: Era necesario?
Pero les comenzaré a contar un poco más para atrás en el tiempo…Con Marido (diría Maru) comenzamos nuestra vida juntos hace un poco más de 8 años, y unos meses después la Tía Colorada no nos visitó. No había sido buscado en plan, bueno es ahora! pero la noticia nos había llenado de alegría. En ese momento la noticia duro solo 3 días, no hubo tiempo ni de ir al primer control. Comenzó lo que luego terminó siendo parte de mi vida.
Mi ginecólogo me dijo claramente: “No te preocupes, esto pasa en 1 de 10 embarazos, es más normal de lo que la gente piensa”. Y así me fui de su consultorio, con esa sensación de auto consuelo y vacío entre mis brazos. Ya no había noticia para compartir, lo que si tenía era una estadística de que yo había sido la 1 de 10 mujeres que perdió un embarazo.
Algo en nosotros se despertó en ese momento, lo que no habíamos buscado ahora nos ilusionaba. Así que decidimos dejar que como se dice habitualmente: “que venga cuando quiera “, y así fue que la ilusión se mezclaba con interrogantes.
Pasaron varios meses, y no teníamos noticias. La tía colorada venia sin falta, la muy cabrona! Pero resulto que comencé a tener manchado marrón durante casi 2 semanas luego de mi menstruación, así que me fui a ver a mi ginecólogo y ahí mismo en su consulta me hizo un análisis de sangre, y diciéndome que quería saber si estaba embarazada. Yo no entendía nada, pero si estaba con la Tía Colorada y luego manche marrón estas dos semanas seguidas? , En ese momento pensé que estaba loco, y me explico que muchas mujeres tienen su menstruación en el primer trimestre. Y saben qué? estaba embarazada! si ! y ahora sí ! yo iba a ser una de las 9 del promedio de embarazos que van bien !
La noticia esta vez sí fue compartida, la familia, amigos, trabajo, el primer control fue toda una emoción! Ahora sí! le sacaba la lengua al promedio y me reía de él.
A las 9 semanas comenzó el sangrado, recuerdo estar esperando a ver a mi Doc. ,y sentir que me bajaba cada vez peor ! Y esta vez sentada en la consulta era yo la que le decía: ” no me digas nada, 1 de cada 10 mujeres pierde un embarazo…pero porque vuelvo a ser yo ese 1 por ciento?” no me daban los cálculos!!!!
Ese día volví a irme con mis brazos vacíos, pero esta vez teníamos amigos y familia que compartían nuestro dolor. Y esta es una parte donde solo nosotros que transitamos este camino entendemos, porque aunque ellos no lo crean no quedas embarazada cuando dejas de pensar en eso! ni cuando te vas de viaje !….y por no hablar del ” por algo será” …nunca entendí si era un consuelo !?
Esta pérdida de embarazos, nos sucedió 3 veces más. Y ya había pasado por todas las emociones que un ser humano puede sentir, me frustre, me sentí que estaba fallada, me enoje conmigo primero, y luego con todas las mujeres que pertenecían a ese maldito 9 por ciento!
Llegue a tener el test positivo en mis manos y no esperar tenerlo, solo esperar a perderlo. No le contaba a nadie que estaba otra vez embarazada, sabía que todo volvía a empezar.
Al final llegue a la etapa de aceptar y de hablar con mi médico , en este tiempo me habían echo millones de pruebas , nos estudiaron hasta los cromosomas , todo estaba perfecto !y claro….era más frustrante aún , algo tengo que tener !!! aparte de ser la maldita 1 por ciento ???.
Hasta que un día mi Doc. Nos dijo: Yo ya no sé qué más enviarte, y ahí nos envió al Mundo de Infertilidad. En realidad nosotros no teníamos problemas para concebir, los embarazos cuestan, puede pasar un año o más y no quedo, pero se lograban, nuestro problema era retenerlos!
Nuestro medico en Fertilización no es muy querido aquí por Montevideo, en realidad es un gran Medico, y es Director de una espectacular clínica. Pero claro él es muy serio, y te atiende muy rápidamente. En nuestra primera consulta teníamos millones de preguntas y ya me veía contando todo lo que habíamos pasado para llegar ahí. Pero no nos dejó ni hablar, nos llenó de papeles, análisis de todos los colores y sabores, nombres rarísimos, y cosas que solo el amigo Google podía ayudarnos! Y dijo: Cuando vuelvan con todo vemos!
Y así fue, mis estudios salieron todos perfectos, que bronca me daba! yo quería que me encontraran algo, para curarlo o algo!
A marido lo único que le diagnosticaron fue Astenoteratozoospermia. Bueno, teníamos algo! y con eso fuimos a verlo.
El Doc. Nos explicó que no era grave, que Astenoteratozoospermia hace referencia a la combinación de dos alteraciones seminal, la astenozoospermia y la teratozoospermia. La primera indica problemas de movilidad en los espermatozoides y la segunda, problemas en la morfología de los mismos. Así que nos indica comenzar con una IA, para así probar de ayudar a los amiguitos a separar los mejores y así poder al fin ser parte de ese 9 por ciento!
El mundo de la infertilidad es tan complicado y tan engorroso que uno se sorprende de todo lo que llega a aguantar. Nuestra agenda se llenó de nuevas consultas, de análisis, de ecografías, de pinchazos, de palabras nuevas….
Pero la baja complejidad no funciono, llego la beta Negativa, y terminábamos llorando abrazados.
Aquí fue donde volví a mi Doc. , y le dije que si llegaba a quedar embarazada por tratamiento y lo perdía una vez más sin saber porque era el motivo, entonces estábamos dejando ahorros, ilusiones, y todo sin saber si lo podía retener. Así que lo más sano fue hacer una pausa. Los embarazos (todos) fueron concebidos naturalmente, así que decidí bajar la guardia. Me sentía muy cansada, y no veía ninguna luz al final de camino, es más…no veía camino.
Un tiempo después, en agosto del 2016 llego el positivo que nos alegró el alma. Me dieron licencia médica por Embarazo de riesgo (no se olviden que soy Abortadora Frecuente), me atendía mi Doc. Y una Doc. Especializada en embarazos de ALTO riesgo, me pinchaban la panza los valores de trombofilia me dieron Negativo, pero no querían descartar nada, yo era como un conejito de indias y probaban todo!
Y ahí esta yo, con mi primer control terminado, y yo me veía panza!!! La emoción nos inundaba, éste era el sexto embarazo, y este tenía Doctores por doquier cuidándonos, y todo nuestro entorno llenándonos de amor.
El calvario comenzó con las ecografías, donde en todas me decían que solo había saquito, no había bebe. No puede ser, tiene que ser muy pequeño!!! Llegamos a la semanas 12, y la incertidumbre era tremenda.
Soy la Abortadora Frecuente como ya les conté antes, y en uno de mis embarazos pérdidos mi médico había dicho que hubiera sido bueno estudiar el saquito embrionario cuando lo expulsaba, y me había dado indicaciones para poder retenerlo en el doloroso momento. El momento llegó, y como fue el embarazo con más tiempo, fue el más doloroso, pero recordé las indicaciones de mi médico y lo retuve en mis manos. Y lo lleve a Patología, llevando un pedazo de mí, y esperando que alguien algún día me diera respuestas.
El resultado tardo muchísimo, que a mí me pareció aún más. Y no se encontró nada extraño en su composición, había sido un embarazo anembrionario, pero la antimuleriana estaba perfecta.
Ese fue nuestro último embarazo, y decidimos descansar, muchas veces me pregunto si algún día esa estadística cambiará a nuestro favor, si algún día podremos pasar el primer control y ver un camino nuevo.
En mi vida laboral trabajo con bebes, en periodo de adopción, y veo una realidad que es como la otra cara de la moneda.
En estos años aprendí que hay cosas que uno realmente no puede manejar, ya no sé si algún día dejare de sentir esa sensación de mis brazos vacíos, pero lo que si se, es que en cada pérdida aprendimos, lloramos, y nos reconstruimos.[/su_quote]

https://www.facebook.com/quemepartaunmilagro/posts/1700042433371988

Comentarios en Facebook

Dejar un comentario