Virginia es de La Emilia, Provincia de Buenos Aires, Argentina. Puedo imaginarme su historia como una película que mezcla drama con acción y, si nos animamos a reírnos de las desgracias, hasta con humor irónico. Ustedes me conocen, saben que yo exprimo hasta que podamos reírnos. Eso sí, el final es tan dulce como una película de amor.

[su_quote style=”default” cite=”” url=”” class=””]

Hola, mi nombre es Virginia, mi historia comenzó en el 2012 cuando luego de un año de convivencia, trabajo los dos, muy buena obra social, todos los materiales comprados para nuestra casa, etc,. decidimos comenzar con la búsqueda!
Mujer precavida visita el ginecólogo, el cual me dice que todo esta en orden, que si pasa un año y no quedo, lo vuelva a ver, asi que que pasaron casi 5 años!!!
Entre consultas con varios médicos, los cuales todos me decían que estábamos sanos que me tranquilice, ¡que ya va a llegar! (que piense en otra cosa, como si fuese así de simple quedar embarazada), un día saco un turno por internet y dos días antes recibo un mensaje de texto, consultándome si iba a asistir. Me llamo la atención ya que los médicos anteriores no habían sido para nada humanos, más bien todos comerciales!.- Ese turno lo suspendí porque lo saque a escondidas de mi marido, pero dos meses más tarde de común acuerdo asistimos a ese sanatorio, con gente tan humana! ¡Así fue que empezamos con tratamientos de baja complejidad (estimulación ovárica) y terminamos descubriendo Endometriosis!
Cuando me dieron la noticia que era muy poco probable, casi imposible, lograr un embarazo por si sola, ¡no podía parar de llorar! ¡Salimos de esa consulta y viajamos en silencio los dos! (el sanatorio me queda a 70km de mi localidad).
¡A los pocos días decidimos que empezaríamos con un ICSI para no dejar pasar más tiempo y que mi Endometriosis pueda volver a avanzar! Solo debíamos esperar a que llegue la tía colorada para sacar el turno y comenzar, justo ese día, el pueblo donde vivimos se inundó, cuando digo se Inundo es literal, el pueblo entero bajo agua, nos sacan de los domicilios con el agua a la cintura, yo solo me quería llevar mi carpeta de estudios, al día siguiente debíamos empezar ese camino.
Fue así que con el agua a la cintura pude llegar al sanatorio solo con mis estudios, sin el carnet de la obra social, sin dni, no tenia nada, ¡no había podido llevar nada! Comenzamos con las inyecciones, (imaginen la higiene de mi hogar para inyectarme) una en cada casa, en las que se podían conservar en heladera, (por supuesto esaba todo el pueblo sin luz). ¡Todo era un caos y muy triste! ¡Solo quedaba esa luz de esperanza!
Así fue que pasaron los días y llego mi beta positiva, Mi bella Maria Emilia!, el 2017 paso a ser el mejor año de nuestras vidas.
[/su_quote]

https://www.facebook.com/quemepartaunmilagro/posts/1712005172175714

 

Comentarios en Facebook

Dejar un comentario