Ella es Yésica, tiene 30 años y es de La Carlota, provincia de Córdoba, Argentina. Trabaja como recepcionista y su búsqueda lleva ya 2 años. Marido es bombero y padece azoospermia.
Eso sí, quieren mellis. Y se los merecen.


[su_quote style=”default” cite=”” url=”” class=””]

Hola a todos, Soy Yesi tengo 30 años y mi lucha junto a mi esposo Pablo comenzó hace casi dos años. Nos casamos un 22 de octubre de 2016 y desde ese día decidimos que yo dejaría las anticonceptivas para buscar un angelito o dos (pongo 2 porque mi esposo siempre tuvo el deseo de ser padre de mellizos, lo que hasta el momento se tomaba como broma) …
Comencé a ir a la ginecóloga, hicimos una entrevista juntos y arrancaron los estudios, pap, colpo, análisis de sangre, como recién llevábamos poquitos meses buscando, la ginecóloga nos hizo esperar. Al año me mandó a realizar una histerosalpingografia… Al ver que en mi todo daba bien le pidió un espermograma a mi esposo el cual da 0 % de espermatozoides… y acá comenzó un nuevo mundo para los dos…
Con un poco de angustia y malestar entre nosotros nos decidimos a pisar una clínica de fertilización en Córdoba Capital ya que en nuestro pueblo no hay, y de esta manera emprendimos nuestro primer viaje de 300 Km a la ciudad de Córdoba, con nervios, miedos, angustia y un montón de papeles… En nuestra primera entrevista llego el pedido de montón de estudios nuevos y desconocidos que nos llevaban de un centro de salud a otro laboratorio y así sucesivamente fueron 60 días de estudios, análisis de sangre, pap, colpo, espermograma, estudio de cariotipo, seguramente alguno me debo estar olvidando… resultado Azoospermia Secretora declaraba un papel…
¿¿¿Y ahora??? otro mundo nuevo, charla con el doc. y a decidir camino corto ir a donante de esperma, camino largo mi esposo sometido a biopsia testicular esperando el milagro de que algún amiguito esperma ande por ahí…
Pablo analizando la situación y viendo que yo me había realizado muchos estudios decide ir a biopsia y ver si podía ser padre biológico, resultado negativo, días de dolor…
Y tocó el camino largo y tocó decidir … ¿y saben que amigos?… La vida me puso un hombre de fierro al lado, un bombero más noble que nadie, que no solo salva vidas de otros, sino que día a día salva la mía. Bombero que no deja de ser menos macho que otro por no tener espermatozoides, los tiene más puestos que nadie… y así feliz decidió decirme, “vamos por donante que así llegaremos a los melis sanos que tanto queremos…”
Emprendimos este camino nuevo, entramos al mundo de la ciencia, a investigar, a aprender y a sorprendernos…. Consulta con el doc., se completa el papelerío y solicitamos al banco de esperma nuestra ilusión un 22 de diciembre…
Terminaba así un 2017 frustrante, doloroso, año de esos que uno quiere dejar atrás rápidamente, sin embargo, la navidad nos regala un llamado cuando ya estaba todo perdido y el 26 el laboratorio nos avisa que nuestro pedido ya estaba esperando por nosotros…
Esperamos que llegara el mes, y llegó y con las 9 inyecciones de Menopur, era día a día un pinchazo de amor y toda la incertidumbre: ¿hay folículos, cuantos? a eco transvaginal, wasap va y viene con el doctor y a colocarse la Gonacor para que los pimpollos reventaran y salga el deseado ovulo maduro… felicidad total 36 horas y la inseminación, vuelta a Córdoba… “ya está” dijo el doc. y ahora BETA ESPERA, a esperar 14 días y al 15 realizar test de embarazo….
Ansiedad-espera te deberían decir, por favor ¿díganme quien aguanta ese tiempo?… y en medio como tres evatest y la excusa: “hay que verificar”, y la angustia se hace más grande… “Vida normal” dice el médico y ¿quien quiere hacer vida normal o mejor dicho quién puede si te cuidas hasta para ir al baño, ni pis queras hacer por si te viene?…y al día 13 angustia, vuelve ese dolor al alma que desgarra por dentro, mancha marrón y lo querés justificar con que es el sangrado de implantación y no te resignas a que es una inseminación con resultado negativo.
Y negativo queda uno, frustrado del tiempo que se esperó, de la angustia del día a día, del dinero que se gastó (porque acá es otro tema la frustración de las obras sociales es total y nosotros porque tenemos dos familias que nos apoyan en todo y pudimos pagarla, pero sino imaginen el tiempo que te tiene la obra social esperando y dando vueltas)
Acá estamos a 27 de febrero, ya solicitado al banco de esperma nuevamente la muestra y esperando al bendito periodo que vuelva a llegar para arrancar con los pinchazos en la panza, esos pinchazos que si Dios quiere, como todos deciden, nos llevarán a nuestra 2 Inseminación y nos acercará al encuentro con nuestros tan deseados angelitos: los mellis con los que tanto soñamos…[/su_quote]

 

https://www.facebook.com/quemepartaunmilagro/posts/1696795893696642

Comentarios en Facebook

Dejar un comentario