A veces quiero dedicarme al blog y como yo hago todo sola (los textos, las gráficas, diseño, etc.) a veces se me complica. Y a veces por ser perfeccionista, por repasar textos antes de publicarlos -aunque muchas veces se me escapan errores- me guardo cosas que quisiera compartir. Voy a intentar soltar un poco esta manía de hacer las cosas tan pulcras o con tanto protoloco Marulistico para poder volver a lo que importa: que nos pasa.

3 años antes de que nazca “el milagro que me partió” y desde entonces, que nunca mas nos hemos cuidado con Marido, porque la verdad es que si viene que venga, porque nunca dejaremos de buscar almitas de bebés que quieran bajar a convertirse en nuestros hijos. Y desde que nació nuestro milagro todo tiene otro sabor.

La infertilidad secundaria (infertil despues de procreear) es una chotada, pero nunca miré con sincera pena a esas madres que, habiendo logrado ser madres, lloran como lloran las que no saben si alguna vez o serán.

¿Entendés lo que te digo? Yo me hablo a mi misma antes de conseguirlo: yo se lo áspero que se siente NO SABER, y vivir con la INCERTIDUMBRE, ver familias y no saber si algún día podré lograrlo. Es simplemente “breathtaking”, te quita por completo el oxigeno de cada célula de tu cuerpo de pies a cabeza. Es un sentimiento que está amarrado a tu cogote y cuando crees que estás teniendo un bien dia pasaste por un McDonalds, viste la cajita feliz y te quisiste tirar en el piso y quedarte ahí para siempre.

No, la infertilidad secundaria no duele así. NO DUELE ASI. Porque cuando sentís que no tenés las riendas de tu vida, y que tu proyecto de familia (siempre soñé tener al menos 2 hijos) depende de que tanta suerte tengas en tu próximo tratamiento, y cuando aparece la Tía Colorada y vas a llorar de la bronca al baño, de la impotencia y de la ira que te nace desde adentro… una manito golpea la puerta del baño como diciendo “salí de una vez que acá estoy para que juguemos juntas”. NO DUELE COMO ANTES… sincerate loca,

No es lo mismo, porque cuando vas a volver a ese lugar, te salva. Ese milagro porque el que luchaste tanto, te salva en todo sentido de la vida.

No es lo mismo. No. Basta de lástima.

Tampoco me conformo con esta enfermedad de mierda, porque la soga de esos sentimientos viajan con vos, con tu pareja y si tenes mi misma dicha, tambien con tu hijo. Porque quiero mas, las lágrimas tienen otro sabor. Duelen desde otro lugar.

Duele sin tanta incertidumbre, duele sin la duda de saber que se siente lograrlo, duele menos amargo, menos profundo, pero arde porque como el cuerpo tiene memoria, el corazón también. A veces quema y a veces se hace silencio.

No es quejarse de llena, depende el contexto, de tu historia… una mama que lo logra a los 43 no tiene la misma infertilidad secundaria que una mamá que lo logra a los 32.

Será entonces que seguiré buscando bajar esas almitas, con lágrimas de otro sabor, hasta que nos dé el cuerpo. No sé, preguntame en unos años. Todavía acá hay una leona con una cachorrita, esperamos hacer una manada! (AHHHH TANTO???)

Si…

Lo escribió Maru Pesuggi

    2 comentarios

  1. Anónimo 02/01/2017 at 7:57 pm Responder

    Hola Maru ! Hay mujeres q jamás dejan de sorprenderme. Yo luche años por ser mami y hace 30 llegó a mi vida Micaela . En Agosto arranque mi caminito para llegar a mis tres blastos u ahi empece a ver y recibir mala onda tanto de infertiles con hijos como de quienes no los tienen aun. Una llego a mandarme in audio al whatsapp tan negativo q eso sumado a cuestiones personales me llevaron a cerrar mi fb. Hoy estoy de 6 semanas esperando volver a repetir beta y hacerme una eco. SE PUEDE !!!! Te mando un beso !!!
    Maria Gabriela Caldubehere

  2. Marina Jofre 21/02/2017 at 3:35 am Responder

    Acá una mamá de Mellis. 3 años d infertilidad y 3 tratamientos. Soy mamá, les juro q m.duele todavía ver algunas chicas q conocí en las consultas médicas o gente q m pregunta x el tratamiento y todavía no pueden concebir. No sé si estoy mayor,pero revivo todo con mucha angustia. Hoy estoy del lado de las q tienen el milagro y cuántas todavía no. Qué tengo d diferente a La chica q busca hace 8 años y no lo logra? Nada. La vida es un milagro. Y el milagro d ser mamás se cumple. El tema está en como queremos ser mamá. Yo sabía q mamá quería ser y al menos poder abrir todas las posibilidades. Pero necesite ir pasando etapas y agotar las posibilidades. Está dispuesta a adoptar acá o en otro lado. quería ser mamá.
    Yo tengo hoy La cantidad d hijos q siempre imagine y q casi no tengo.
    Soy una afortunada, lo sé.
    Solo quiero decirles a c lo duele todavía. Xq yo tengo a mis Mellis, no m he olvidado d todas las luchadoras.
    Espero de corazon q a todas les llegue el milagro d ser mamás.

¡Compartí tu opinión!